Mínimo exento en el IRPF en 2016

De manera excepcional este año ya está aprobada la Ley de Presupuestos Generales del Estado, algo que suele ocurrir en los últimos días de Diciembre. Hasta entonces desconocemos qué modificaciones se van a introducir en impuestos como el de la renta. Pero, como decimos, este año es atípico, y a finales de octubre ya se han publicado los presupuestos.

Siendo esto así, podemos confirmar que el mínimo exento en el IRPF en 2016 no varía respecto a la campaña de la declaración de la renta 2015. No obstante vamos a hacer un repaso, centrándonos sobre todo en los rendimientos del trabajo.

¿Quién está obligado por rendimientos del trabajo?.

Partiendo de la base de que todos los ciudadanos con residencia fiscal en España que generen ingresos están obligados a hacer la declaración de la renta, pero la ley marca unos mínimos por debajo de los cuales no hay que presentar la declaración.

En general, el límite para hacer la declaración de la renta se sitúa en los 22.000 euros brutos si sólo se ha tenido un pagador. Es decir, quien no llegue a ese importe no tendrá que presentar la declaración de IRPF. Si hemos tenido dos o más pagadores a lo largo del año (algo que le habrá ocurrido a la mayoría de los trabajadores que hayan cobrado la prestación por desempleo) el mínimo baja a 11.200 euros si la suma de los ingresos por el segundo y siguientes pagadores es superior a 1.500 euros. No conviene olvidar que rentas provenientes del trabajo son también las pensiones, prestaciones y subsidios, la mayoría de las becas, las dietas a partir de un determinado importe, pensiones compensatorias de divorcio o separación, y pensiones de alimentos que se paguen voluntariamente, entre otros.

Por lo que respecta a los trabajadores autónomos, el mínimo por el que estarán exentos de confeccionar el IRPF se sitúa en unos irrisorios 1.000 euros, lo que quiere decir que la inmensa mayoría tendrá que presentarla.

Existen límites también en cuanto a los ingresos provenientes de otras fuentes. Si no tienes más ingresos que los intereses de las cuentas corrientes o depósitos, por ejemplo, el importe mínimo a partir del cual debes presentar el impuesto está fijado en 1.600 euros. En este apartado hay que tener en cuenta que han suprimido la exención por dividendos, que hasta ahora sí estaba incluida y que constituye una de las pocas novedades para quienes tengan que presentar la declaración de la renta en 2016.