Pensión alimenticia en el IRPF

Cuando por sentencia judicial, ya sea de divorcio o de separación, se acuerda pagar una pensión alimenticia a los hijos, el monto anual que se abona tiene un tratamiento específico en la declaración de la renta, tanto para quien lo recibe y lo administra como para quien lo paga.

Desde el punto de vista de quien lo recibe, el tratamiento de la pensión alimenticia en el IRPF no puede ser más favorable, puesto que no hay que declararlo. Ahora bien, para quien lo paga, la situación es bien distinta, porque tiene que declararlo en su totalidad.

El único beneficio que se otorga a la pensión alimenticia en el IRPF en este caso, es el aplicar un tipo de gravamen reducido, del 2%. Este importe se integra en la base liquidable de la declaración de la renta, y si se utiliza el programa padre, los cálculos saldrán sin problemas.

Este régimen de la pensión alimenticia en el IRPF se aplica exclusivamente a las cantidades que por alimentos se estipulen por sentencia para los hijos. Si se hubiera fijado una pensión alimenticia en favor, por ejemplo, de ascendientes incapacitados, el tratamiento es el mismo que para la pensión compensatoria.