Retenciones del IRPF

Uno de los factores que reduce nuestra nómina, junto con la Seguridad Social, es el de las retenciones IRPF.  Realmente son pagos a cuenta del impuesto de la renta que nos tocará hacer al año siguiente. Lo que hacemos es adelantar a Hacienda una parte de nuestro IRPF, que luego, a la hora de confeccionar nuestra declaración, nos descontaremos en la casilla 742, como retenciones por rendimientos del trabajo.

La Agencia Tributaria ya ha publicado en su web el simulador para que tanto empresarios como trabajadores puedan calcular online las retenciones IRPF a practicar en las nóminas. Para poder realizar este cálculo hay que introducir previamente una serie de datos:

  • El DNI y la edad del trabajador.
  • Su situación familiar: el número de hijos y los ascendientes o discapacitados a su cargo disminuyen las retenciones IRPF en la nómina.
  • El tipo de contrato. Los contratos fijos están sujetos a mayores retenciones IRPF.
  • Los ingresos previstos en el ejercicio ya sean en efectivo o en especie.
  • Declarar si se están efectuando pagos por préstamos para adquisición o rehabilitación de vivienda.

Para que las empresas puedan calcular las retenciones IRPF con exactitud, los trabajadores están obligados a rellenar el modelo 145 IRPF, en el que se declaran las circunstancias personales y familiares de cada uno. En caso de que no se rellene, el empresario está obligado a hacer los cálculos teniendo en cuenta la situación más desfavorable, lo que dará lugar a menor porcentaje de retención.

Las empresas están obligadas a revisar el cálculo de las retenciones IRPF si se producen cambios en la situación del trabajador, como por ejemplo, subida de salarios, horas extraordinarias, etc. También es importante saber que el trabajador puede solicitar al empresario que le suba el porcentaje de retención en la nómina. A veces es preferible cobrar un poco menos cada mes a cambio de que nuestra declaración de la renta nos salga a devolver.